Políticas Locales de Seguridad Ciudadana

Por Victoria Romero Ratti

Por lo general cuando pensamos en la Seguridad lo asociamos a una gestión nacional o en el mejor de los casos a los gobiernos provinciales, lo cual está más vinculado a la noción de Seguridad Pública que a la noción de Seguridad Ciudadana. A esto se le suma la excesiva “policialización” de la Seguridad en detrimento de otros actores que resultan clave a la hora de pensar en estrategias integrales e integradas que resuelvan la problemática de la inseguridad.

En 1994 la Organización de Naciones Unidas, ONU, planteó por primera vez el concepto de seguridad humana que pone el acento en las personas, buscando proporcionar al individuo condiciones adecuadas para su desarrollo personal, familiar y social. En este marco la Seguridad Ciudadana aparece como un componente inherente a ella, es una condición necesaria para el desarrollo humano.
Como es sabido, la inseguridad es un fenómeno multicausal que se manifiesta en el espacio local. La gestión local de la Seguridad, entendiendo esta como los niveles subnacionales de gobierno (provincial y municipal) enfrenta grandes y marcados desafíos de articulación ya sea horizontal como así también vertical. Un ejemplo de esto se ve claramente en la jurisdicción de las policías en relación a los tipos de delitos, quedando delitos tales como el narcotráfico que es un delito federal y por tanto potestad de las Fuerzas Federales de Seguridad, pero todos los delitos derivados, de marcada manifestación local debe es jurisdicción de las policías provinciales, presentándose en muchos casos fuertes inconvenientes en la instrumentación de las políticas que pretenden tanto su control como la prevención. Otro claro ejemplo de esto que mencionamos es el delito de trata de personas.
Los crecientes problemas de violencia y delincuencia han transformado esta problemática en una de las principales demandas de los ciudadanos de la región y de nuestro país en particular, ya que sus manifestaciones afectan seriamente la convivencia ciudadana, por tanto las estrategias o políticas basadas en el centralismo del Estado nacional y de la policía resultan obsoletas a la hora de pensar en lo local como el espacio donde se manifiesta el fenómeno y también donde se deben implementan las alternativas de solución.
La creciente urbanización y la migración de la población rural hacia los centros urbanos que se ha producido en las últimas décadas con las consecuentes problemáticas del crecimiento inequitativo, el surgimiento de actividades (llamadas economías) ilegales, resultan el escenario perfecto para el afianzamiento de la conflictividad y violencia.
Todo este marco ha producido un traslado de la discusión de un punto donde se preguntaba si los gobiernos locales “pueden y deben hacerse cargo” de la Seguridad Ciudadana hacia un cuestionamiento sobre “qué hacer” concretamente sobre una problemática que exige, evidentemente, el accionar intergubernamental e intersectorial. “El desafío está más vigente que nunca: el municipio debe reconfigurarse y asumir la tarea de ha¬cerse cargo de las políticas de seguridad a nivel local, complementando la labor del Estado en otros niveles de gobierno pero con la característica de la proximidad a los problemas cotidianos de la ciudadanía, lo cual le otorga un lugar privilegiado”*.

----
*Carola Concaro y Agustina Baudino. La idea de la ROLVyD. Transformar al municipio en protagonista de la discusión de la seguridad municipal democrática. Municipios: los nuevos actores de la seguridad ciudadana / Martín Appiolaza ... [et al.]. - 1a ed . - Ciudad Autónoma de Buenos Aires: ILSED, 2016. 


----
Noviembre 2019





NOVEDADES

Se inicia la segunda parte del módulo troncal

Se inicia la segunda parte del módulo troncal.

La comunicación de los procesos políticos en la era digital

En las últimas décadas la comunidad global experimentó una serie de transformaciones sociales, políticas, económicas, culturales y tecnológicas que modificaron las formas y los tiempos de las comunicaciones. La Revolución de las Tecnologías de la Información voló por los aires las nociones más clásicas de la comunicación, tales como las ideas de emisor y receptor, o de un circuito de comunicación unidireccional…

Sin confianza ciudadana, no hay desarrollo democrático

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo. La mala política (ni vieja ni nueva, mala) ha perdido las llaves de ese tesoro.

CIUDADES SEGURAS

La innovación como estrategia para la reducción de la criminalidad y la violencia en las ciudades resulta hoy una condición necesaria en términos de satisfacer la necesidad social de Seguridad y, sobre todo, de fortalecimiento de la convivencia ciudadana

Políticas Locales de Seguridad Ciudadana

Por lo general cuando pensamos en la Seguridad lo asociamos a una gestión nacional o en el mejor de los casos a los gobiernos provinciales, lo cual está más vinculado a la noción de Seguridad Pública que a la noción de Seguridad Ciudadana. A esto se le suma la excesiva “policialización” de la Seguridad en detrimento de otros actores que resultan clave a la hora de pensar en estrategias integrales e integradas que resuelvan la problemática de la inseguridad.

#AhoraQueSiNosVen Visibilizar problemas para pensar en soluciones

“Ahora que si nos ven” es, en la actualidad, uno de los lemas y consignas de las luchas por la igualdad de derechos y oportunidades entre los géneros, y por, sobre todo, de la batalla por la visibilización de la problemática que atraviesan las mujeres en los distintos países del mundo.

La llave del Estado responsable

En política, innovar es rescatar un Estado responsable, equidistante del abstencionismo neoliberal y del intervencionismo populista.

Democracias jaqueadas

Como decía Konrad Adenauer, «vivimos bajo un mismo techo pero no todos tenemos el mismo horizonte».

Las siete llaves para recuperar la confianza perdida

Desde el humanismo y, particularmente, desde el humanismo cristiano, frente al vaivén de fracasos y frustraciones entre el neoliberalismo y el populismo, afirmamos que es necesario y urgente innovar la política para recuperar la confianza perdida.

Políticas democráticas versus neoliberales y populistas

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo.