Sin confianza ciudadana, no hay desarrollo democrático

Por J. Emilio Graglia*

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo. La mala política (ni vieja ni nueva, mala) ha perdido las llaves de ese tesoro.

La buena política (ni nueva ni vieja, buena) debe buscarlas. A lo largo y a lo ancho de América Latina, eso es innovar política: encontrar o reencontrar las llaves que abren el tesoro de la confianza perdida. Nada más y nada menos. De eso depende que las democracias formales sean, también, democracias reales, que los ciudadanos voten y, sobre esa base, que las personas mejoren la calidad de sus vidas.
Hoy por hoy, la gran mayoría de los latinoamericanos desconfía del Poder Ejecutivo (Gobierno) y del Poder Legislativo (Congreso o Parlamento). Tampoco confía en el Poder Judicial de sus respectivos países. Según las mediciones de Latinobarómetro (2018), apenas el 22 por ciento confía en el Gobierno y el 21 por ciento confía en el Congreso o Parlamento, mientras que solamente el 24 por ciento confía en el Poder Judicial. A lo dicho sobre la inmensa desconfianza en los tres poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), debemos agregar que el 79 por ciento de los latinoamericanos percibe que sus respectivos países están gobernados por unos cuantos grupos poderosos en su propio beneficio (Latinobarómetro, 2018).
Desde nuestro punto de vista, en América Latina la desconfianza ciudadana constituye una de las resultantes del péndulo entre el neoliberalismo y el populismo. Los países latinoamericanos han oscilado de un extremo a otro, sin solución de continuidad. Los defectos de los gobiernos neoliberales dan lugar a los populistas y, a su vez, los excesos de los gobiernos populistas dan lugar a los neoliberales. Aquellos ajustan los gastos porque estos derrocharon los recursos y, paradójicamente, estos derrochan los recursos porque aquellos ajustaron los gastos. Este vaivén de fracasos y frustraciones ha sido muy dañino para la eficiencia económica y el bienestar social de nuestros países.
La crítica al neoliberalismo no va en contra de la economía de mercado. En rigor, esta admite dos enfoques diferentes: la economía “liberal” de mercado y la economía “social” de mercado. Una cosa es aceptar al mercado como forma de organización económica de la sociedad y otra, muy distinta, es atribuir su configuración política y social a las fuerzas de la oferta y demanda de bienes y servicios. No se trata de negarlas, sino de regularlas legalmente, para que la libertad económica no provoque deslegitimación política ni inequidad social. El neoliberalismo profesa la economía “liberal” de mercado. Desde el humanismo cristiano, en cambio, adherimos a la economía “social” de mercado (Ressico, 2010).
Asimismo, la crítica al populismo no va en contra de la noción de pueblo. Al contrario, es una reivindicación de “lo popular”. En los dichos, el populismo enaltece al pueblo. Pero, en los hechos, lo envilece. El pueblo es una comunidad organizada de personas que, a partir de sus diferencias, logran coincidencias. Por el contrario, para los populismos, el pueblo es una masa uniforme de individuos que siguen a un líder o caudillo, condenando al resto a la categoría de “anti-pueblo”. No hay coincidencias y diferencias, están ellos y los otros, sus enemigos. El populismo profesa la confrontación militante. Desde el humanismo cristiano, por el contrario, adherimos a la búsqueda del bien común (Castillo, 2017).
El neoliberalismo al que criticamos promueve un Estado ausente, que se desentiende de las necesidades sociales, y una sociedad individualista, que elimina a la comunidad. El pragmatismo neoliberal desprecia o menosprecia los valores. El neoliberalismo cree en el derrame de los ricos como fórmula de desarrollo y en la eficiencia privada como la solución a todos los problemas. El formalismo neoliberal limita la representación a las formas de las instituciones representativas republicanas, es institucionalista. Finalmente, para los neoliberales, la democracia parte del mérito de los individuos y termina aceptando las inequidades sociales como algo natural, al no garantizar igualdad de oportunidades.
El populismo al que criticamos propicia un Estado omnipresente, que se adueña de las necesidades sociales, y una sociedad corporativista, que suprime a la persona. El dogmatismo populista impone sus valores. El populismo confía en el asistencialismo a los pobres como fórmula de desarrollo y en el designio mesiánico como la solución a todos los problemas. El personalismo populista restringe la representación a la voluntad del mandamás de turno, es voluntarista. Finalmente, para los populistas, la democracia parte de los deseos o intenciones del líder o caudillo y termina admitiendo la obsecuencia política como algo lógico, al no garantizar la libertad de divergencias.
Frente a los fracasos de los neoliberales y las frustraciones de los populistas, es necesario y urgente innovar la política para recuperar la confianza perdida, desde una visión amplia y profundamente humanista. A ese fin, no para cerrar un debate, sino para abrir una discusión, sostenemos que son siete las llaves que abren el tesoro de cualquier democracia, a saber: 1) recuperar un Estado responsable, 2) recobrar una sociedad partícipe, 3) practicar algunos valores compartidos, 4) gestionar el desarrollo sostenible, 5) resolver los problemas prioritarios, 6) refundar un mandato controlado y 7) lograr una democracia receptiva. Todas ellas agrupadas en un mismo llavero: diseñar y gestionar políticas democráticas.

*Presidente de la Fundación ICES y autor del libro “Innovación Política: 7 llaves para recuperar la confianza perdida”: 
https://www.kas.de/documents/287460/4262432/Innovacion_politica_GRAGLIA.pdf




NOVEDADES

La llave del Estado responsable

En política, innovar es rescatar un Estado responsable, equidistante del abstencionismo neoliberal y del intervencionismo populista.

Sin confianza ciudadana, no hay desarrollo democrático

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo. La mala política (ni vieja ni nueva, mala) ha perdido las llaves de ese tesoro.

La comunicación de los procesos políticos en la era digital

En las últimas décadas la comunidad global experimentó una serie de transformaciones sociales, políticas, económicas, culturales y tecnológicas que modificaron las formas y los tiempos de las comunicaciones. La Revolución de las Tecnologías de la Información voló por los aires las nociones más clásicas de la comunicación, tales como las ideas de emisor y receptor, o de un circuito de comunicación unidireccional…

#AhoraQueSiNosVen Visibilizar problemas para pensar en soluciones

“Ahora que si nos ven” es, en la actualidad, uno de los lemas y consignas de las luchas por la igualdad de derechos y oportunidades entre los géneros, y por, sobre todo, de la batalla por la visibilización de la problemática que atraviesan las mujeres en los distintos países del mundo.

La revolución de los vices

Luego de una larga pasarela de alianzas teóricas y fotos bienintencionadas, Argentina definió los espacios políticos que aspiran a la presidencia. La concreción de las fórmulas, particularmente la elección de los candidatos a la vicepresidencia, viene marcando el ritmo del ciclo noticioso.

Cuidado, son falacias

Cuando el filósofo nipo-americano Francis Fukuyama diagnosticó, en los primeros años 90, que la historia se había terminado tras la caída del Muro y la disolución de la Unión Soviética, fuimos muchos los que largamos la carcajada. Otros, más sutiles, se limitaron a una sonrisa irónica y lastimosa.

La penosa situación que viven 6,3 millones de niños pobres

El tema ha dado lugar a arduas discusiones en procura de llegar a una conclusión única e indiscutible que defina conceptualmente las características que tipifican la situación de pobreza de los niños y jóvenes de hasta 17 años. Y ha sido motivo de innumerables reuniones en que se convocaron a los más reconocidos especialistas.

De charlas con Francisco (3)

Me comprometí a anotar en esta bitácora algunas líneas sobre el tercer punto de aquella tríada de fricciones que dije enfrenta Jorge Mario Bergoglio: la reacción corporativa de la curia ante los intentos del papa por encarar los abusos pedófilos del clero. Y dije que para hablar de este tercer punto de fricción hay que considerar el rol de Benedicto XVI.

Argentina: campaña con sorpresas

Sorpresa. Consternación. Entusiasmo. Asombro. El anuncio de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner de postularse como vicepresidenta de Alberto Fernández hizo temblar los cimientos de las alianzas políticas de cara a octubre. El microclima argentino fue un laberinto de emociones en los últimos diez días.

Una puerta hacia nuevos desafíos para Alemania y Europa

La configuración de un nuevo Parlamento Europeo luego de las elecciones del domingo 26 de mayo dejará una serie de cambios importantes que se traducirán en nuevos desafíos para la Unión Europea.

Émula del tiempo

Acabamos de asistir al primer evento artístico simultáneamente global: Game of Thrones cerró su octava y última temporada con una visión planetaria. Nunca antes había pasado, pero este nuevo escalón será la plataforma de escalada y a partir de ahora tendremos cada vez más eventos similares que convoquen, a partir de un buen argumento literario ficcional y una superproducción visual, a un público planetario.

Del inconveniente de no acordar

La división política que existe en Argentina repercute en todas las esferas de la vida pública. Quien gane las próximas elecciones tendrá el desafío más importante en mucho tiempo.