La revolución de los vices

Por Augusto Reina y Máximo Reina

Luego de una larga pasarela de alianzas teóricas y fotos bienintencionadas, Argentina definió los espacios políticos que aspiran a la presidencia. La concreción de las fórmulas, particularmente la elección de los candidatos a la vicepresidencia, viene marcando el ritmo del ciclo noticioso.

Primero fue el anuncio de Fernández-Fernández, luego la elección de Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula del actual presidente. Dos jugadas simétricas que causaron revuelo político y tuvieron una alta repercusión mediática. Sin embargo, su impacto concreto en la elección resulta más difícil de apreciar y requiere espera.

¿La elección de las fórmulas tendrá impacto en la intención de voto? Rara vez un candidato a vicepresidente sirvió para dinamizar el caudal electoral de un espacio político. El caso excepcional fue la elección de Chacho Álvarez como compañero de Fernando De la Rúa en 1999. Pero el contexto actual es diferente. Hasta este punto, la selección de los candidatos se ha llevado a cabo no tanto pensando en la opinión pública, sino contemplando la construcción política. En el caso de Pichetto, el dato esencial es que el senador cuenta con muchos años de experiencia política y un amplio abanico de relaciones de las que el presidente carece. Para sus defensores es un hombre de Estado, y para los críticos es alguien que ha estado con todos. El discurso de la necesidad política, en el interior de Cambiemos, plantea que Pichetto transmite un gesto de apertura a otros espacios y brinda un reaseguro de gobernabilidad.

Estas intenciones muestran cierto paralelismo con la elección de Alberto Fernández en la vereda de enfrente. La búsqueda de una fórmula que aporte moderación parte de un diagnóstico compartido de que el próximo gobierno necesitará un despliegue más amplio para construir consensos. Esta despolarización de la política tiene dificultades para concretarse más allá del discurso, ya que a los efectos prácticos las dos fórmulas mayoritarias han servido para licuar el espacio del centro.

La hipótesis actual es que los dos grandes polos electorales (Frente por Todos y Juntos por el Cambio) irán aspirando lentamente la intención de voto del tercer espacio. Es una estrategia magnética, adaptada al sistema electoral argentino, que consta virtualmente de tres vueltas. Entre turno y turno electoral, se buscará recolectar los frutos de los árboles caídos. Vamos así a una elección de dos frentes y medio, en las primarias de agosto, para llegar en octubre a dos frentes y un cuarto. La pregunta en estos días es cuál es la utilidad del tercero en discordia; el oficialismo prefiere que la tercera fuerza subsista, como tapón necesario para restarle votos a la oposición; la oposición prefiere que desaparezca.

Cualquiera sea el caso, la estrategia está marcada por la restricción de opciones y por el armado político antes que la apelación a la ciudadanía. Centrada en reducir la oferta antes que ampliar la demanda. Estrategia amparada en un sistema electoral que favorece la coordinación de la oferta y el voto estratégico. El corset institucional aprieta y fuerte.

Fuera de los pasillos de la política, donde las fórmulas presidenciales fueron recibidas con euforia y detallados análisis tácticos, el contexto electoral que prevalece está marcado por la desilusión, hastío e indiferencia. Las alternativas electorales resultan poco atrayentes, y la intención de voto se ordena más por antipatías que por simpatías. No hay opciones para todos los gustos; de hecho, hay muy pocas opciones para muchos gustos.

La clase dirigente, una vez más, se apalanca en la restricción del mercado político. Las mismas estrategias dirigidas —al menos, en teoría— a cerrar la polarización no han hecho más que acentuarla, y el tercio neutral de la sociedad se verá obligado a elegir entre un pasado que no lo entusiasma y un presente que lo decepciona. Dos opciones subóptimas, pero las únicas que se presentan con posibilidades de ganar. Una campaña que deja sabor a poco y que se encamina a una elección residual.

17 de junio de 2019

--

link a la nota:https://dialogopolitico.org/comunicacion/la-revolucion-de-los-vices/




NOVEDADES

Chile, entre la guerra y el perdón

En los años de las transiciones desde las dictaduras de odio que habían enterrado los sueños de transformación en la región latinoamericana, los politólogos dimos por supuestos algunos cambios estructurales que, debemos ya admitirlo, eran demasiado optimistas.

Sin confianza ciudadana, no hay desarrollo democrático

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo. La mala política (ni vieja ni nueva, mala) ha perdido las llaves de ese tesoro.

La comunicación de los procesos políticos en la era digital

En las últimas décadas la comunidad global experimentó una serie de transformaciones sociales, políticas, económicas, culturales y tecnológicas que modificaron las formas y los tiempos de las comunicaciones. La Revolución de las Tecnologías de la Información voló por los aires las nociones más clásicas de la comunicación, tales como las ideas de emisor y receptor, o de un circuito de comunicación unidireccional…

#AhoraQueSiNosVen Visibilizar problemas para pensar en soluciones

“Ahora que si nos ven” es, en la actualidad, uno de los lemas y consignas de las luchas por la igualdad de derechos y oportunidades entre los géneros, y por, sobre todo, de la batalla por la visibilización de la problemática que atraviesan las mujeres en los distintos países del mundo.

La revolución de los vices

Luego de una larga pasarela de alianzas teóricas y fotos bienintencionadas, Argentina definió los espacios políticos que aspiran a la presidencia. La concreción de las fórmulas, particularmente la elección de los candidatos a la vicepresidencia, viene marcando el ritmo del ciclo noticioso.

Cuidado, son falacias

Cuando el filósofo nipo-americano Francis Fukuyama diagnosticó, en los primeros años 90, que la historia se había terminado tras la caída del Muro y la disolución de la Unión Soviética, fuimos muchos los que largamos la carcajada. Otros, más sutiles, se limitaron a una sonrisa irónica y lastimosa.

La penosa situación que viven 6,3 millones de niños pobres

El tema ha dado lugar a arduas discusiones en procura de llegar a una conclusión única e indiscutible que defina conceptualmente las características que tipifican la situación de pobreza de los niños y jóvenes de hasta 17 años. Y ha sido motivo de innumerables reuniones en que se convocaron a los más reconocidos especialistas.

De charlas con Francisco (3)

Me comprometí a anotar en esta bitácora algunas líneas sobre el tercer punto de aquella tríada de fricciones que dije enfrenta Jorge Mario Bergoglio: la reacción corporativa de la curia ante los intentos del papa por encarar los abusos pedófilos del clero. Y dije que para hablar de este tercer punto de fricción hay que considerar el rol de Benedicto XVI.

Argentina: campaña con sorpresas

Sorpresa. Consternación. Entusiasmo. Asombro. El anuncio de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner de postularse como vicepresidenta de Alberto Fernández hizo temblar los cimientos de las alianzas políticas de cara a octubre. El microclima argentino fue un laberinto de emociones en los últimos diez días.

La llave del Estado responsable

En política, innovar es rescatar un Estado responsable, equidistante del abstencionismo neoliberal y del intervencionismo populista.

Una puerta hacia nuevos desafíos para Alemania y Europa

La configuración de un nuevo Parlamento Europeo luego de las elecciones del domingo 26 de mayo dejará una serie de cambios importantes que se traducirán en nuevos desafíos para la Unión Europea.

Émula del tiempo

Acabamos de asistir al primer evento artístico simultáneamente global: Game of Thrones cerró su octava y última temporada con una visión planetaria. Nunca antes había pasado, pero este nuevo escalón será la plataforma de escalada y a partir de ahora tendremos cada vez más eventos similares que convoquen, a partir de un buen argumento literario ficcional y una superproducción visual, a un público planetario.