Del inconveniente de no acordar

Por Sebastián Chiappe para Diálogo Político

La división política que existe en Argentina repercute en todas las esferas de la vida pública. Quien gane las próximas elecciones tendrá el desafío más importante en mucho tiempo.

Argentina se instaló con fuerza, desde hace ya algunos años, en el peligroso mundo de la política de trincheras. La lógica amigo-enemigo se apropió de la discusión pública y no solo ya no hay instancias de diálogo integradoras entre todos los actores, sino que el diagnóstico es aún más pesimista: quien tenga la mínima intención de generar algún acuerdo con su contrincante político puede ser visto como un traidor por propios y como un oportunista por ajenos.

La democracia se recuperó en el país hace ya casi 36 años. Aquel 1983 fue una revolución de optimismo y esperanza para todo un pueblo; sin embargo, desde ese éxtasis de libertad se viene dando un proceso asintomático de degradación de la cultura del diálogo. El sistema, no infalible por cierto, continúa de manera ininterrumpida desde ese entonces y con un principio ineludible que hace a su propio funcionamiento: necesita de la construcción de mayorías para marchar. Supone una inevitable y permanente búsqueda del acuerdo, algo que en la Argentina en los últimos años se terminó de romper.

Si bien la división política en la Argentina no es nueva —uno se podría remontar hasta el siglo XIX con los enfrentamientos entre unitarios y federales— hay una pronunciada diferencia entre aquellos días y los que corren. Desde aquel entonces hasta hace pocos años, los pilares que hacen a un proyecto de país no se discutían. O al menos había una serie de puntos de consenso que, gobernara quien gobernara, se respetaban. Haciendo un juego coyuntural, el famoso pacto de caballeros era inviolable e indiscutible.

Diálogo, consenso y acuerdo son conceptos que hoy día están desdibujados y no tienen lugar real en la discusión pública. Predomina una lógica impía que nació como un recurso electoral y ya es parte del proceso, no solo entre la dirigencia política sino en la misma sociedad, que no tolera opiniones distintas y utiliza la agresión como principal respuesta ante el disenso, algo que no es más que aquello que debería enriquecernos. Basta con repasar lo que sucedió en la última Feria del Libro, en la Ciudad de Buenos Aires.

En muchos países de Europa, en Brasil o en los Estados Unidos, el descreimiento con la democracia liberal llevó a triunfos electorales de espacios que se pararon en los extremos. En la Argentina del 2019 con campaña presidencial no se prevé que esto suceda —al menos así lo demuestran las encuestas serias—, ya que los propios actores se ocupan día a día en mostrarse como la única opción dentro de un contexto de conflicto.

Acá, a diferencia de lo que sucede en otros países, lo que denominamos política de trincheras transcendió a los regímenes populistas que condujeron los destinos del país durante varios años. Se expandió como una manera de hacer política y, al menos dentro de la actual clase dirigente, no se vislumbra como una verdadera intención salir de esta lógica. El análisis rápido indica que resulta imposible para cualquier gestión gobernar, sea del color político que sea, con un tercio del electorado que pretende que primen los fracasos por encima de los éxitos, por el solo hecho de pensar diferente. Esta lógica se replica en todas las esferas de la vida y llevó a rupturas de todo tipo.

Felipe González, expresidente de España, dijo en su último paso por Buenos Aires: «Desde 1984 me preguntan en la Argentina cómo hicimos el Pacto de La Moncloa». Se trata de una frase que no hace otra cosa que exhibir el fracaso. Pasaron 35 años desde aquel famoso acuerdo y la dirigencia política argentina no ha sabido, salvo pequeñas excepciones en temas puntuales, ponerse de acuerdo. La ambición de poder y el pensar más en las próximas elecciones que en las próximas generaciones han confundido a todos los actores involucrados.

En una particular paradoja, las figuras de los próceres nacionales, que sí consensuaban e implementaron un proyecto colectivo de país, han desaparecido hasta de los billetes. La lista es larga, pero alguna vez la Argentina fue diferente. A modo de ejemplo, se podría destacar a Julio Argentino Roca y a Domingo Faustino Sarmiento quienes, pese a sus marcadas diferencias, cada uno desde su lugar trabajaron para que se llevaran a cabo reformas en la educación pública.

Bajo un ambiente enrarecido y con una gran parte de la sociedad desilusionada y desesperanzada se inicia la campaña electoral en el país. Quienes peleen por la presidencia deberán mirar más allá de los vaivenes económicos y apostar por un gobierno que se apoye en pilares republicanos y, de una vez por todas, pueda convocar y convencer para retomar un sueño colectivo de país.

15 de mayo de 2019

--

link a la nota:https://dialogopolitico.org/agenda/del-inconveniente-de-no-acordar/




NOVEDADES

Políticas Locales de Seguridad Ciudadana

Por lo general cuando pensamos en la Seguridad lo asociamos a una gestión nacional o en el mejor de los casos a los gobiernos provinciales, lo cual está más vinculado a la noción de Seguridad Pública que a la noción de Seguridad Ciudadana. A esto se le suma la excesiva “policialización” de la Seguridad en detrimento de otros actores que resultan clave a la hora de pensar en estrategias integrales e integradas que resuelvan la problemática de la inseguridad.

Chile, entre la guerra y el perdón

En los años de las transiciones desde las dictaduras de odio que habían enterrado los sueños de transformación en la región latinoamericana, los politólogos dimos por supuestos algunos cambios estructurales que, debemos ya admitirlo, eran demasiado optimistas.

Sin confianza ciudadana, no hay desarrollo democrático

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo. La mala política (ni vieja ni nueva, mala) ha perdido las llaves de ese tesoro.

La comunicación de los procesos políticos en la era digital

En las últimas décadas la comunidad global experimentó una serie de transformaciones sociales, políticas, económicas, culturales y tecnológicas que modificaron las formas y los tiempos de las comunicaciones. La Revolución de las Tecnologías de la Información voló por los aires las nociones más clásicas de la comunicación, tales como las ideas de emisor y receptor, o de un circuito de comunicación unidireccional…

#AhoraQueSiNosVen Visibilizar problemas para pensar en soluciones

“Ahora que si nos ven” es, en la actualidad, uno de los lemas y consignas de las luchas por la igualdad de derechos y oportunidades entre los géneros, y por, sobre todo, de la batalla por la visibilización de la problemática que atraviesan las mujeres en los distintos países del mundo.

La revolución de los vices

Luego de una larga pasarela de alianzas teóricas y fotos bienintencionadas, Argentina definió los espacios políticos que aspiran a la presidencia. La concreción de las fórmulas, particularmente la elección de los candidatos a la vicepresidencia, viene marcando el ritmo del ciclo noticioso.

Cuidado, son falacias

Cuando el filósofo nipo-americano Francis Fukuyama diagnosticó, en los primeros años 90, que la historia se había terminado tras la caída del Muro y la disolución de la Unión Soviética, fuimos muchos los que largamos la carcajada. Otros, más sutiles, se limitaron a una sonrisa irónica y lastimosa.

La penosa situación que viven 6,3 millones de niños pobres

El tema ha dado lugar a arduas discusiones en procura de llegar a una conclusión única e indiscutible que defina conceptualmente las características que tipifican la situación de pobreza de los niños y jóvenes de hasta 17 años. Y ha sido motivo de innumerables reuniones en que se convocaron a los más reconocidos especialistas.

De charlas con Francisco (3)

Me comprometí a anotar en esta bitácora algunas líneas sobre el tercer punto de aquella tríada de fricciones que dije enfrenta Jorge Mario Bergoglio: la reacción corporativa de la curia ante los intentos del papa por encarar los abusos pedófilos del clero. Y dije que para hablar de este tercer punto de fricción hay que considerar el rol de Benedicto XVI.

Argentina: campaña con sorpresas

Sorpresa. Consternación. Entusiasmo. Asombro. El anuncio de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner de postularse como vicepresidenta de Alberto Fernández hizo temblar los cimientos de las alianzas políticas de cara a octubre. El microclima argentino fue un laberinto de emociones en los últimos diez días.

La llave del Estado responsable

En política, innovar es rescatar un Estado responsable, equidistante del abstencionismo neoliberal y del intervencionismo populista.

Una puerta hacia nuevos desafíos para Alemania y Europa

La configuración de un nuevo Parlamento Europeo luego de las elecciones del domingo 26 de mayo dejará una serie de cambios importantes que se traducirán en nuevos desafíos para la Unión Europea.