Francisco en búsqueda del alma perdida

Por José María Las Heras para Hoy Día Córdoba

Francisco convocó días atrás para marzo de 2020, en la ciudad italiana de Asís, a economistas de todo el mundo para formular un pacto global económico.

Su propósito es dotar de un “alma” a la economía para afrontar tanta miseria en el mundo. El liberalismo creyó en la “mano invisible del mercado” como el alma que equilibraría los conflictos. En ese contexto, Say sostenía que la oferta crea su propia demanda. El lucro capitalista generaría el mayor despertar de felicidad de la historia. Nada de eso ocurrió. Desde fines del siglo 19, con la adhesión de las masas obreras a ideas marxistas y anarquistas, el papa León XIII en Rerum Novarum convocó a morigerar sus abusos. Luego, en 1930 Keynes avizoró su crisis advirtiendo que expectativas negativas hacen que los capitalistas no inviertan, exacerbando la caída de la producción y aumentando la desocupación. Por tal razón, propone aumentar la demanda por parte del Estado. Roosevelt, con el New Deal, compromete una activa participación gubernamental en una sociedad como los Estados Unidos, endiosada con la ortodoxia del mercado. Para el keynesianismo el alma económica es “la mano visible del Estado”.

El modelo en las antípodas, el marxismo, fracasa rotundamente. La caída del muro en 1989 fue su sepultura. Se puso en debate, cuanto Estado se necesitaba. El momento fue propicio para el retorno del liberalismo ortodoxo. El keynesianismo no tenía mayor autoridad frente a sus fracasos de políticas excesivamente proteccionistas y deficitarias. Mas mercado y menos Estado fue la formula reduccionista, desde fines de los noventa, con la impronta del neoliberalismo. ¿Sobre los restos de ambas concepciones se puede formular un nuevo modelo? Un economista prestigioso –de raigambre keynesiana– Samuelson, revaloriza el rol del estado evitando déficits insostenibles. Alain Touraine propone el socioliberalismo, armonizando objetivos sociales y eficiencia económica.

Ahora, sostiene Francisco “practicar una economía diferente, una que da vida y no mata, incluye y no excluye, humaniza y no deshumaniza”. Para ello, se necesitan herramientas que integren un sistema para sostener el “nuevo alma”. Como el alma humana, solo puede ser sostenida en un cuerpo sano, se demanda una economía saludable para evitar lo que señala Stiglitz –economista cercano al papa y Nobel de Economía- “que los costos económicos y sociales de las recesiones pueden ser devastadores en la vida de las personas”.

La iglesia católica –hasta ahora- ha evitado recomendar determinadas herramientas. Inclusive, el principio de subsidiariedad –por el cual el Estado no debe hacer lo que puede hacer el mercado y la sociedad- es interpretado diferentemente. Para el liberalismo: Estado mínimo, Para los estatistas: Estado absorbente. Lograr un equilibrio es una definición política sobre criterios racionales, sin olvidar la tercera pata dela armadura social: las organizaciones de la sociedad civil.

Francisco va por más. En “Oeconomicae et pecuniarias quaestiones” (mayo de2018) formuló una propuesta ecuménica para creyentes y no creyentes, reafirmando el bien común y rechazando fundamentalismos culturales. La necesidad –dijo- de conformar una concertación amplia basada en una economía de producción y no de especulación debe derivar en una farmacopea económica novedosa. En línea con la Encíclica Laudato de la casa común y la protección del medio ambiente, instó a “corregir los modelos de crecimiento”.
Garante del consumo, crítico del consumismo. El desafío es que el bien común sea compatible con el lucro. Para Francisco la economía tiene una función social descreyendo de la mano invisible, fundamento de la teoría del derrame y de los brotes verdes. Ganancia y solidaridad no son antagónicas. El mercado debe estar regulado con orientaciones y reglas robustas, requiriendo un Estado presente detrás de una sociedad civil activa y actora. El alma de un tercer camino es “la mano visible de la sociedad civil”.

En su reciente reunión del papa con Stiglitz se habló de una Economía Social de Mercado, una economía en competencia combinando la libre iniciativa asegurando el progreso social. El Estado garantiza la competividad evitando el poder concentrado. Advierte Francisco el dramático escenario financiero que pone en peligro al trabajo. Denuncia las arteras posiciones dominantes del capitalismo financiero pletórico de fondos de inversión especulativos. Todo ello manipulado por el mundo de los CEOS, personajes codiciosos con colosales ganancias en el éxito y nula responsabilidad frente al fracaso. Recomienda acotar la liberalidad bancaria en un contexto de globalización financiera abusiva. Denuncia una “bomba de relojería” de siniestras experiencias saturadas de títulos de crédito de alto riesgo, avaladas por el desparpajo de agencias calificadoras decréditos como puede verse en el film Inside Job. Propone el control efectivo del mundo financiero con rendición de cuentas de las empresas multinacionales y sanciones incisivas. Denuncia la existencia de mundos paralelos financieros: finanzas offshore y paraísos fiscales con su corruptela: lavado de dinero, agravamiento de la deuda pública y gestión imprudente –y dolosa– en la administración pública. Aconseja crear un Impuesto a la especulación global, un símil de tasa Tobin, un tributo sobre las transacciones financieras destinados un fondo para el desarrollo económico. La apuesta de una economía solidaria y sustentable ha sido puesta sobre la mesa por Francisco. ¡Tamaño desafío para los economistas que concurran a Asís!


15 de mayo de 2019

--

link a la nota: https://www.hoydia.com.ar/opinion-2/11119-francisco-en-busqueda-del-alma-perdida.html




NOVEDADES

La comunicación de los procesos políticos en la era digital

En las últimas décadas la comunidad global experimentó una serie de transformaciones sociales, políticas, económicas, culturales y tecnológicas que modificaron las formas y los tiempos de las comunicaciones. La Revolución de las Tecnologías de la Información voló por los aires las nociones más clásicas de la comunicación, tales como las ideas de emisor y receptor, o de un circuito de comunicación unidireccional…

#AhoraQueSiNosVen Visibilizar problemas para pensar en soluciones

“Ahora que si nos ven” es, en la actualidad, uno de los lemas y consignas de las luchas por la igualdad de derechos y oportunidades entre los géneros, y por, sobre todo, de la batalla por la visibilización de la problemática que atraviesan las mujeres en los distintos países del mundo.

La revolución de los vices

Luego de una larga pasarela de alianzas teóricas y fotos bienintencionadas, Argentina definió los espacios políticos que aspiran a la presidencia. La concreción de las fórmulas, particularmente la elección de los candidatos a la vicepresidencia, viene marcando el ritmo del ciclo noticioso.

Cuidado, son falacias

Cuando el filósofo nipo-americano Francis Fukuyama diagnosticó, en los primeros años 90, que la historia se había terminado tras la caída del Muro y la disolución de la Unión Soviética, fuimos muchos los que largamos la carcajada. Otros, más sutiles, se limitaron a una sonrisa irónica y lastimosa.

La penosa situación que viven 6,3 millones de niños pobres

El tema ha dado lugar a arduas discusiones en procura de llegar a una conclusión única e indiscutible que defina conceptualmente las características que tipifican la situación de pobreza de los niños y jóvenes de hasta 17 años. Y ha sido motivo de innumerables reuniones en que se convocaron a los más reconocidos especialistas.

De charlas con Francisco (3)

Me comprometí a anotar en esta bitácora algunas líneas sobre el tercer punto de aquella tríada de fricciones que dije enfrenta Jorge Mario Bergoglio: la reacción corporativa de la curia ante los intentos del papa por encarar los abusos pedófilos del clero. Y dije que para hablar de este tercer punto de fricción hay que considerar el rol de Benedicto XVI.

Argentina: campaña con sorpresas

Sorpresa. Consternación. Entusiasmo. Asombro. El anuncio de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner de postularse como vicepresidenta de Alberto Fernández hizo temblar los cimientos de las alianzas políticas de cara a octubre. El microclima argentino fue un laberinto de emociones en los últimos diez días.

La llave del Estado responsable

En política, innovar es rescatar un Estado responsable, equidistante del abstencionismo neoliberal y del intervencionismo populista.

Una puerta hacia nuevos desafíos para Alemania y Europa

La configuración de un nuevo Parlamento Europeo luego de las elecciones del domingo 26 de mayo dejará una serie de cambios importantes que se traducirán en nuevos desafíos para la Unión Europea.

Émula del tiempo

Acabamos de asistir al primer evento artístico simultáneamente global: Game of Thrones cerró su octava y última temporada con una visión planetaria. Nunca antes había pasado, pero este nuevo escalón será la plataforma de escalada y a partir de ahora tendremos cada vez más eventos similares que convoquen, a partir de un buen argumento literario ficcional y una superproducción visual, a un público planetario.

Del inconveniente de no acordar

La división política que existe en Argentina repercute en todas las esferas de la vida pública. Quien gane las próximas elecciones tendrá el desafío más importante en mucho tiempo.

La economía sustentable de Francisco y Stiglitz

El papa Francisco anunció su convocatoria a economistas de todo el planeta de cara a 2020. Intentará impulsar un pacto mundial para transformar el modelo la economía internacional.