Sombra terrible de sir Winston

Por Nelson Specchia para Hoy Día Córdoba

Hace algunos años, tomaba yo exámenes finales, en uno de esos turnos especiales; como los que se iban a examinar conformaban una lista corta, decidimos hacerlo directamente en mi “box” de la facultad, ya que el sillón de mi escritorio era sustantivamente más confortable que los pupitres del aula.

Cuando le llegó el turno a un alumno sobresaliente, en el que tenía muchas expectativas de que se incorporase en un futuro a la cátedra de política internacional, se quedó mirando el papel tapiz del fondo de pantalla de mi computadora, encendida a un lado del escritorio sobre el que se desarrollaba el examen oral. En ella, el rostro rubicundo de sir Winston Churchill en blanco y negro, posando en su propio escritorio y con el inmenso cigarro cuyo tamaño ha quedado asociado a su nombre sonreía a la cámara. “Qué extraño que un hombre como usted –dijo mi alumno, activo militante en las agrupaciones progresistas del centro de estudiantes- tenga la imagen de un viejo liberal y cipayo en su compu”. “No veo qué tenga de extraño –contesté a mi alumno-; en efecto, profeso por Winston Churchill una respetable estima. Un auténtico liberal, es cierto (intentaré olvidar el injusto mote de ‘cipayo’), y ojalá tuviésemos entre nosotros liberales como él”, dije.
Pasamos buena parte de aquella hora polemizando con mi estudiante sobre la personalidad del líder británico, y sobre lo beneficioso que sería para la Argentina la formación de un auténtico partido de centro derecha, que pudiese ser una plataforma de nacimiento y desarrollo de liderazgos liberales genuinos, con quienes debatir -en profundidad- proyectos de país y alternativas de futuro. No sé si habré logrado insuflar en aquel alumno una consideración más benigna hacia el legado, el pensamiento y el ejercicio político de Churchill; lo dudo, porque –además- tiempo después de aquel examen llegó el macrismo. Y esta época tan lamentablemente particular de nuestra historia reivindica, para sí misma, la designación político ideológica de liberal.
Pero no lo es. No son programas liberales ni el desastre económico que aúna recesión con inflación desbocada y endeudamiento externo de proporciones históricas; ni el que destruye cotidianamente los salarios y los ingresos fijos de los trabajadores; ni el abandono de toda presencia estatal para sostener el mercado interno y contener a las masas expulsadas del sistema; ni la anarquía de desarme industrial, científico, tecnológico, académico y de desarrollo. Ninguno de estos resultados se relaciona con plataformas liberales ni en lo filosófico ni en lo empíricamente político en la historia contemporánea.
Tampoco, por supuesto, la defensa a los gritos de una gestión que hace agua por los cuatro costados. Se apela al carácter férreo de aquel viejo líder británico y se recuerda su coraje insobornable, contra viento y marea, para mantener el rumbo de confrontación contra el violento “populismo” nazi en Europa de mediados del siglo XX. Y también esta, como casi todo en nuestra actualidad tan devaluada, es una comparación falaz: en la Argentina el enemigo no es el “populismo de los 70 años de peronismo” (ahora Carrió, vocera del Gobierno, ya ha aumentado ese fatídico período a 80 años, parece que a la memoria selectiva del relato también le llega la inflación). Más claro aún: el enemigo no es el peronismo; y este anti-peronismo rampante no puede sino llevar a ahondar la fractura social. Y por más que todo el aparato mediático oficialista intente inocularlo en la opinión pública, el Presidente gritando, desaforado y desencajado en el discurso de apertura de sesiones legislativas no es un remedo de Churchill.
Como dato de color (negro) de este intento de semejanza: uno de los “trolls” más activos en las redes -esos tuiteros que defienden corporativa y acríticamente cada paso del Gobierno y cada palabra del Presidente- oculta su anonimato bajo el pseudónimo de “Winston”, y la ilustración de su avatar es el perfil del viejo premier con el cigarro habano apagado. Para que lo pusilánime de esa comparación quede en evidencia, se pueden ver en las redes dos películas que retratan con admirable fidelidad la persona y el contexto en que se enmarcó la gestión del primer ministro inglés. Un contexto que el debate en torno a la permanencia de Gran Bretaña dentro de las instituciones y del orden de la Unión Europea ha actualizado por estos días. Esos retratos son “Churchill”, la película dirigida por Jonathan Teplitzky en 2017, donde el líder es encarnado por el genial Brian Cox; y, del mismo año, “Las horas más oscuras”, de Joe Wright y con el oscarizado Gary Oldman en el protagónico. En ambos retratos fílmicos, el comportamiento del estadista cuando se requieren decisiones firmes en condiciones extremas se hace evidente, y marca, con abundancia, las diferencias con la impostura de mostrar firmeza a los gritos, apenas un producto de marketing electoral duranbarbista.
Un liberal es un hombre que ama la libertad, tanto la suya como la de los demás. Y nadie que vea, impotente, cómo se desmoronan a diario sus condiciones de vida y perspectivas de futuro puede ser considerado un hombre libre.
Imitando a la pluma de Domingo Sarmiento -otra de esas figuras incómodas por su coherencia- digo ¡sombra terrible de sir Winston, yo te invoco! ¡Ven a mostrarles a estas burdas imitaciones de tu firmeza lo que hay atrás de un carácter!

08 de marzo de 2019

--

link a la nota: https://www.hoydia.com.ar/columnistas/58-cuaderno-de-bitacora/9123-sombra-terrible-de-sir-winston.html




NOVEDADES

Sombra terrible de sir Winston

Hace algunos años, tomaba yo exámenes finales, en uno de esos turnos especiales; como los que se iban a examinar conformaban una lista corta, decidimos hacerlo directamente en mi “box” de la facultad, ya que el sillón de mi escritorio era sustantivamente más confortable que los pupitres del aula.

Primer Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales

ARTICULANDO DIÁLOGOS POLÍTICOS Y ACADÉMICOS EN CIENCIAS SOCIALES
10 AL 14 DE JUNIO DE 2019

Las siete llaves para recuperar la confianza perdida

Desde el humanismo y, particularmente, desde el humanismo cristiano, frente al vaivén de fracasos y frustraciones entre el neoliberalismo y el populismo, afirmamos que es necesario y urgente innovar la política para recuperar la confianza perdida.

Políticas democráticas versus neoliberales y populistas

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo.

Misión Internacional: Gestión Integral de Políticas Públicas

Hasta el 22 de febrero se encuentra abierta la convocatoria a postulaciones para inscribirse en la misión internacional de la UIM sobre Gestión Integral de Políticas Públicas, la que se llevará a cabo durante la segunda semana del mes de marzo en España.

Graglia: El desencanto con el sistema democrático es muy alto

El analista y profesor consideró que el desinterés y los cuestionamientos a la clase política llevan a un vaciamiento. Instó a que el Estado otorgue mayor participación a la sociedad para definir las prioridades de las gestiones públicas con planificación y contralor.

En Cuba se blanqueó una importante oposición a la revolución

La propuesta de reforma constitucional del Partido Comunista de Cuba blanqueó lo que el castrismo siempre negó y la unanimidad en la cual la revolución decía legitimarse no es tal. Pero esto no es todo, pues la opacidad del proceso electoral del referéndum permite aventurar la idea de que el castrismo, al igual que le pasó al pinochetismo, no resistiría un plebiscito para mantenerse en el poder.

Otra oportunidad perdida

El discurso del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, durante la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso Nacional, no dejó indiferente a nadie. Compartimos este excelente análisis realizado por nuestro profesor José Emilio Graglia sobre lo ocurrido esta tarde en el Palacio del Congreso.

Papa bianco, papa nero

La leyenda del “papa negro” forma parte de las múltiples historias de complots y secretismo en el manejo del poder que rodea a los jesuitas. 

El regreso de los populismos y la trinidad autoritaria. La democracia en América Latina según «The Economist»

En Latinoamérica no podemos dar un paso hacia delante sin dar un paso atrás. Con entusiasmo se recibió la noticia de que Costa Rica pasó de ser una democracia defectuosa a una plena, uniéndose a Uruguay como los únicos países de la región con esa calificación. Pero, por otro lado, es lamentable la caída de Nicaragua junto con Venezuela y Cuba.

Pero... ¿son o no son europeos los británicos?

El mundo entero observa, azorado, el tira y afloje británico decidiendo si permanecen o no en Europa, en ese galimatías que mezcla nacionalismo, egoísmo y xenofobia llamado “Brexit” (Britain + exit).

Prosur: ¿un nuevo bloque regional en América Latina o el fracaso de todos los bloques?

Iván Duque trabaja junto a Sebastián Piñera en la creación de un nuevo órgano en el vecindario como instancia coordinadora de políticas públicas y que luche contra la dictadura de Venezuela.