Graglia: El desencanto con el sistema democrático es muy alto

Entrevista por Néstor Luxen Ferreyra para DiarioEpoca.com

El analista y profesor consideró que el desinterés y los cuestionamientos a la clase política llevan a un vaciamiento. Instó a que el Estado otorgue mayor participación a la sociedad para definir las prioridades de las gestiones públicas con planificación y contralor.

El doc­tor Emi­lio Gra­glia es ex­per­to en po­lí­ti­cas pú­bli­cas y di­rec­tor aca­dé­mi­co de la di­plo­ma­tu­ra que se ini­ció el vier­nes úl­ti­mo en la Uni­ver­si­dad de la Cuen­ca del Pla­ta. Du­ran­te una en­tre­vis­ta con épo­ca con­si­de­ró que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co “es­tá en pe­li­gro” y la­men­tó “el de­sin­te­rés y el de­sen­can­to del ciu­da­da­no”, por eso lla­mó a la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en las de­ci­sio­nes de la ges­tión pú­bli­ca.
Ba­sa­do en un li­bro de su au­to­rí­a: “Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas, 12 re­tos del si­glo 21”, hi­zo un re­pa­so de las cla­ves pa­ra afron­tar el nue­vo es­ce­na­rio pa­ra la re­gión, e in­sis­tió en que “la de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na y la­ti­no­a­me­ri­ca­na es­tán en pe­li­gro”. A par­tir de da­tos de la cor­po­ra­ción La­ti­no­ba­ró­me­tro, que des­de 1995 mi­de, en 18 pa­í­ses, el in­te­rés por di­cho sis­te­ma po­lí­ti­co, se des­pren­den re­sul­ta­dos pre­o­cu­pan­tes. “Ha­ce va­rios años que se no­ta el de­cli­ve del apo­yo de la de­mo­cra­cia y sa­tis­fac­ción con ella. No sig­ni­fi­ca que va a ha­ber un gol­pe de Es­ta­do, o el re­gre­so de los mi­li­ta­res, eso se ha su­pe­ra­do”, acla­ró Gra­glia.
El des­ta­ca­do pro­fe­sor cor­do­bés ase­gu­ró que se avan­za ha­cia “el va­cia­mien­to de la de­mo­cra­cia, es de­cir, que se li­mi­te a una cues­tión for­mal y no a re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te. Ca­si to­dos coin­ci­di­mos en ele­gir a los go­ber­nan­tes, y ese acuer­do es­tá ba­jan­do”, el ori­gen de los mis­mos es ca­da vez más cues­tio­na­do. Se es­ti­ma que só­lo un 50% con­si­de­ra que de­ben ser ele­gi­dos, y me­nos de un ter­cio es­tá sa­tis­fe­cho con el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. “Es­ta­mos de acuer­do con ele­gir­los, pe­ro no con las de­ci­sio­nes que to­man, in­de­pen­dien­te­men­te del par­ti­do al que per­te­ne­cen”, se­ña­ló.
En otro mo­men­to se re­fi­rió a las con­se­cuen­cias y ma­ni­fes­tó que “u­no de los sín­to­mas es la apa­tía po­lí­ti­ca, la no par­ti­ci­pa­ción y el de­sin­te­rés por los par­ti­dos. Es­tos tie­nen una cre­di­bi­li­dad ba­jí­si­ma. Esa des­con­fian­za va a las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas, al Con­gre­so, al Po­der Ju­di­cial, se pro­du­ce un va­cia­mien­to, si hay elec­cio­nes, les da lo mis­mo”. Ejem­pli­fi­có ca­sos ex­tre­mos co­mo Ve­ne­zue­la “en don­de to­das las for­mas re­pu­bli­ca­nas y re­pre­sen­ta­ti­vas se per­die­ron”.
“El de­sin­te­rés uno pue­de ob­ser­var­lo en un gru­po de ami­gos, o pre­gun­tan­do en la ca­lle en una en­cues­ta”. Al re­cor­dar las cam­pa­ñas elec­to­ra­les du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia en 1983, se­ña­ló que se per­dió to­tal­men­te, no tie­ne vin­cu­la­ción con la mul­ti­pli­ci­dad de me­dios o las re­des so­cia­les, si­no con el de­sen­can­to que ge­ne­ra, y si pier­de eso, que es su co­ra­zón, no pue­de se­guir exis­tien­do”.
Gra­glia ahon­dó en la idea de que el Es­ta­do de­be ser siem­pre el res­pon­sa­ble del di­se­ño y ges­tión de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, “con­sul­tan­do a la so­cie­dad siem­pre”. “El Es­ta­do só­lo no es su­fi­cien­te, si no se sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des so­cia­les, el de­sen­can­to es ca­da vez ma­yor, por­que la gen­te se va a eno­jar pri­me­ro con un go­ber­nan­te y des­pués con to­dos los go­ber­nan­tes”, afir­mó. “¿Pa­ra qué vo­ta­mos si son to­dos igua­les?” es una fra­se que oí­mos ha­bi­tual­men­te en la ca­lle.
En un men­sa­je que pa­re­ce muy le­ja­no pa­ra la co­yun­tu­ra ar­gen­ti­na, ex­pre­só: “Es bue­no que les va­ya bien a to­dos los go­bier­nos elec­tos; mu­chos pien­san que eso se­ría po­si­ción fa­vo­ra­ble al ofi­cia­lis­mo, pe­ro se su­po­ne que co­mo opo­si­ción vas a su­pe­rar­lo por ser me­jor”. A su vez, in­di­có que “los ni­ve­les de des­crei­mien­to en la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca son muy al­tos, pe­ro no es un te­ma ne­ta­men­te ar­gen­ti­no, si­no de Amé­ri­ca La­ti­na, aun­que eso no es un con­sue­lo”. A la di­ri­gen­cia, le acon­se­jó que “en la épo­ca de la cam­pa­ña no de­ben pro­me­ter­se co­sas que no se van a cum­plir, por­que eso ge­ne­ra in­go­ber­na­bi­li­dad. Si eso no se en­tien­de, ya no im­por­ta quién ga­na o quién pier­da, es lo que ge­ne­ra la des­com­po­si­ción so­cial que al­gu­nos de­no­mi­nan cri­sis del ci­vis­mo, es de­cir, de las re­la­cio­nes en­tre no­so­tros”.
Al ser con­sul­ta­do res­pec­to a la ne­ce­si­dad de con­ven­cer al ciu­da­da­no acer­ca de po­lí­ti­cas pú­bli­cas con vi­sión de fu­tu­ro, pun­tua­li­zó que “hay que pen­sar en el me­dia­no y lar­go pla­zo siem­pre, pe­ro ac­tuar en el cor­to pla­zo. To­dos vi­vi­mos en el pre­sen­te, en lo in­me­dia­to, y el fu­tu­ro es al­go in­cier­to. No pue­do plan­te­ar­le al ve­ci­no de un ba­rrio que va­mos a pla­ni­fi­car una ciu­dad a 10 o 20 años, si no soy ca­paz de re­co­ger­le la ba­su­ra, ta­par el ba­che o que fun­cio­ne la lu­mi­na­ria. Si yo ge­ne­ro so­lu­cio­nes en lo co­ti­dia­no, des­pier­to cre­di­bi­li­dad”.
“La gen­te de­ja de cre­er en la par­ti­ci­pa­ción cuan­do és­ta se con­vier­te en una for­ma que tie­ne el que go­bier­na de des­li­gar­se de la res­pon­sa­bi­li­dad”. “U­na co­sa es es­cu­char­los, y otra los com­pro­mi­sos del que es­tá go­ber­nan­do” y agre­gó que “al­gu­nos lle­gan al po­der y su­fren una me­ta­mor­fo­sis y se ol­vi­dan de sus res­pon­sa­bi­li­da­des”.

Pre­su­pues­to Par­ti­ci­pa­ti­vo
“Es un for­ma­to que tu­vo re­sul­ta­dos muy va­ria­dos, en al­gu­nos ca­sos fue exi­to­so, en otros, un fra­ca­so”, opi­nó Gra­glia. “El te­ma es que los mon­tos son pe­que­ños y el ries­go es que mien­tras po­ne­mos a la gen­te a dis­cu­tir so­bre te­mas chi­qui­tos sin la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, de­ci­di­mos los te­mas gran­des”.
Por ello, con­si­de­ró que fue­ra de los gas­tos fi­jos, per­so­nal y fun­cio­na­mien­to de una ad­mi­nis­tra­ción, to­do el pre­su­pues­to de­be­ría ser par­ti­ci­pa­ti­vo. “La asig­na­ción de re­cur­sos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te, la de­ben prio­ri­zar ellos mis­mos”. “No de­be­mos su­bes­ti­mar­los, pe­ro el que es­tá go­ber­nan­do le tie­ne mie­do a la par­ti­ci­pa­ción re­al, por­que eso em­po­de­ra a la so­cie­dad y el que se sien­te em­po­de­ra­do, lo ha­ce pa­ra siem­pre”.
Al des­te­rrar un pre­con­cep­to de los po­lí­ti­cos, afir­mó que “no es cier­to que la gen­te no quie­re par­ti­ci­par, lo que no quie­re es per­der el tiem­po, si ven re­sul­ta­dos, lo van a se­guir ha­cien­do”.
Pos­te­rior­men­te, hi­zo hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de ges­tio­nar lo que se pla­ni­fi­có, lue­go hay que con­tro­lar y eva­luar. “Es un pro­ce­so que se re­tro­a­li­men­ta, no se con­tro­la por­que no hay pla­ni­fi­ca­ción”. Gra­glia, quien dio nu­me­ro­sos cur­sos, sos­tu­vo: “A ve­ces me lle­vo la im­pre­sión de que los di­ri­gen­tes con­si­de­ran que no es bue­na la pla­ni­fi­ca­ción con par­ti­ci­pa­ción, por­que lo que ha­ce­mos es dar­le he­rra­mien­tas a la so­cie­dad pa­ra que nos eva­lú­e. Por eso no exis­te vo­lun­tad po­lí­ti­ca”.
El pro­fe­sor tam­bién ha­bló de “la lo­cu­ra de pla­ni­fi­car, tra­zar ob­je­ti­vos, anun­ciar­los y que la re­a­li­dad a los 48 ho­ras los des­mien­ta”, y aco­tó que “al go­bier­no Na­cio­nal le su­ce­de ha­bi­tual­men­te con las me­tas de in­fla­ción, ni­ve­les de po­bre­za, pe­ro la par­te más im­por­tan­te es cum­plir las pro­me­sas”. En esa si­ner­gia de control-­evaluación “de­be ha­ber au­to­crí­ti­ca, rec­ti­fi­ca­ción, no hay ges­tión que sea per­fec­ta, pe­ro se de­ben ver al­gu­nas me­jo­ras mien­tras se de­sa­rro­lla”, en­fa­ti­zó.
Du­ran­te el cur­sa­do par­ti­ci­pa­rán di­ser­tan­tes de la ta­lla del di­pu­ta­do na­cio­nal Mar­co La­vag­na,el ana­lis­ta po­lí­ti­co Car­los Ger­ma­no, Gus­ta­vo Ma­ran­go­ni jun­to a des­ta­ca­dos do­cen­tes lo­ca­les. Se tra­ta de un es­pa­cio aca­dé­mi­co in­te­re­san­te, en me­dio de un año elec­to­ral in­ten­so pa­ra los ar­gen­ti­nos.

-----------------------

Calidad
El con­ce­jal Ger­mán Brai­llard Poc­card ex­pli­có que la di­plo­ma­tu­ra se re­a­li­za en con­jun­to en­tre la Kon­rad Ade­nauer Stif­tung y la Aso­cia­ción Ci­vil Es­tu­dios Po­pu­la­res. “Es abier­ta, sin dis­tin­ción de par­ti­dos”, y asis­ten di­ri­gen­tes so­cia­les, sin­di­ca­lis­tas, ONG, fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les. Son 100 ho­ras de cla­ses.
“La idea es que ten­ga­mos un sis­te­ma de va­lo­res y con­cep­tos a la ho­ra de to­mar las de­ci­sio­nes”, ex­pli­có. “Per­di­mos ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les y has­ta na­tu­ra­li­za­mos el fra­ca­so de la po­lí­ti­ca, por eso apun­ta­mos a me­jo­rar la ca­li­dad de la di­ri­gen­cia en ge­ne­ral”, se­ña­ló.

10 de marzo de 2019

--
link a la nota: http://diarioepoca.com/945891/graglia-el-desencanto-con-el-sistema-democratico-es-muy-alto/




NOVEDADES

Del inconveniente de no acordar

La división política que existe en Argentina repercute en todas las esferas de la vida pública. Quien gane las próximas elecciones tendrá el desafío más importante en mucho tiempo.

La economía sustentable de Francisco y Stiglitz

El papa Francisco anunció su convocatoria a economistas de todo el planeta de cara a 2020. Intentará impulsar un pacto mundial para transformar el modelo la economía internacional.

Francisco en búsqueda del alma perdida

Francisco convocó días atrás para marzo de 2020, en la ciudad italiana de Asís, a economistas de todo el mundo para formular un pacto global económico.

Brasil bajo Bolsonaro. ¿De provocador a constructor de políticas?

Contrariamente a todos los temores y a una cobertura informativa negativa, especialmente en los medios alemanes, tanto antes de las elecciones como desde que el presidente Bolsonaro asumió el cargo el 1 de enero de 2019, las instituciones de la cuarta democracia más grande del mundo están en buen estado, al menos hasta este momento.

De charlas con Francisco (2)

Conté aquí, en mi columna pasada, que había estado por Roma y que había tenido oportunidad de conversar con el papa Francisco. Dije que lo vi fuerte a pesar de sus achaques, de que ha engordado, se ha encorvado un poco y sabe que su tiempo se acaba.

La política como conflicto

El Congreso, las Cortes o la vida interna de los partidos son espacios donde la política se enfrenta al conflicto, que es uno de los principales acicates de la democracia. Procesarlo de manera adecuada fortalece a las instituciones y mejora la calidad de la ciudadanía.

Europeas 2019: La campaña del partido de Merkel

Europa como sinónimo de paz. Más que un mensaje es un mantra de todos los defensores del proyecto europeo. Un valor fundamental en estos tiempos de euroescepticismo impulsado por fuerzas políticas y movimientos ultraderechistas en todo el continente. 

Es hora de volver a enamorar

Las democracias de la región entraron en una crisis más profunda de lo que muchos imaginan. Múltiples causas llevaron a una situación compleja, pero no irreversible.

Democracias jaqueadas

Como decía Konrad Adenauer, «vivimos bajo un mismo techo pero no todos tenemos el mismo horizonte».

De charlas con Francisco

La semana pasada estuve en Roma, y por una sumatoria de circunstancias personales, académicas y de los asuntos internacionales a los que me he dedicado, estuve conversando con el papa Francisco. He escrito sobre él en diversas oportunidades (incluso antes de su acceso a la silla de San Pedro), y me consta que algunos de esos ensayos llegaron a sus manos. En contra de ese aura de censura y rigidez con quienes lo critican, que alguna bibliografía nacional ha generado en torno a la figura de Jorge Mario Bergoglio, mis artículos, inclusive los críticos, parece que siempre fueron bienvenidos. Y aún fui alentado a seguir escribiéndolos, todo debe decirse.

Argentina: ¿qué va a pasar en las próximas elecciones?

La pregunta resuena en diferentes ámbitos y crece día a día.

Acorralar voces críticas: el nuevo presidencialismo mexicano

Podría ser en las próximas semanas que, mediante la figura constitucional de «revocación de mandato», López Obrador abra la puerta a la reelección en México, siguiendo así la ruta del populismo latinoamericano.