Graglia: El desencanto con el sistema democrático es muy alto

Entrevista por Néstor Luxen Ferreyra para DiarioEpoca.com

El analista y profesor consideró que el desinterés y los cuestionamientos a la clase política llevan a un vaciamiento. Instó a que el Estado otorgue mayor participación a la sociedad para definir las prioridades de las gestiones públicas con planificación y contralor.

El doc­tor Emi­lio Gra­glia es ex­per­to en po­lí­ti­cas pú­bli­cas y di­rec­tor aca­dé­mi­co de la di­plo­ma­tu­ra que se ini­ció el vier­nes úl­ti­mo en la Uni­ver­si­dad de la Cuen­ca del Pla­ta. Du­ran­te una en­tre­vis­ta con épo­ca con­si­de­ró que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co “es­tá en pe­li­gro” y la­men­tó “el de­sin­te­rés y el de­sen­can­to del ciu­da­da­no”, por eso lla­mó a la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en las de­ci­sio­nes de la ges­tión pú­bli­ca.
Ba­sa­do en un li­bro de su au­to­rí­a: “Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas, 12 re­tos del si­glo 21”, hi­zo un re­pa­so de las cla­ves pa­ra afron­tar el nue­vo es­ce­na­rio pa­ra la re­gión, e in­sis­tió en que “la de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na y la­ti­no­a­me­ri­ca­na es­tán en pe­li­gro”. A par­tir de da­tos de la cor­po­ra­ción La­ti­no­ba­ró­me­tro, que des­de 1995 mi­de, en 18 pa­í­ses, el in­te­rés por di­cho sis­te­ma po­lí­ti­co, se des­pren­den re­sul­ta­dos pre­o­cu­pan­tes. “Ha­ce va­rios años que se no­ta el de­cli­ve del apo­yo de la de­mo­cra­cia y sa­tis­fac­ción con ella. No sig­ni­fi­ca que va a ha­ber un gol­pe de Es­ta­do, o el re­gre­so de los mi­li­ta­res, eso se ha su­pe­ra­do”, acla­ró Gra­glia.
El des­ta­ca­do pro­fe­sor cor­do­bés ase­gu­ró que se avan­za ha­cia “el va­cia­mien­to de la de­mo­cra­cia, es de­cir, que se li­mi­te a una cues­tión for­mal y no a re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te. Ca­si to­dos coin­ci­di­mos en ele­gir a los go­ber­nan­tes, y ese acuer­do es­tá ba­jan­do”, el ori­gen de los mis­mos es ca­da vez más cues­tio­na­do. Se es­ti­ma que só­lo un 50% con­si­de­ra que de­ben ser ele­gi­dos, y me­nos de un ter­cio es­tá sa­tis­fe­cho con el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. “Es­ta­mos de acuer­do con ele­gir­los, pe­ro no con las de­ci­sio­nes que to­man, in­de­pen­dien­te­men­te del par­ti­do al que per­te­ne­cen”, se­ña­ló.
En otro mo­men­to se re­fi­rió a las con­se­cuen­cias y ma­ni­fes­tó que “u­no de los sín­to­mas es la apa­tía po­lí­ti­ca, la no par­ti­ci­pa­ción y el de­sin­te­rés por los par­ti­dos. Es­tos tie­nen una cre­di­bi­li­dad ba­jí­si­ma. Esa des­con­fian­za va a las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas, al Con­gre­so, al Po­der Ju­di­cial, se pro­du­ce un va­cia­mien­to, si hay elec­cio­nes, les da lo mis­mo”. Ejem­pli­fi­có ca­sos ex­tre­mos co­mo Ve­ne­zue­la “en don­de to­das las for­mas re­pu­bli­ca­nas y re­pre­sen­ta­ti­vas se per­die­ron”.
“El de­sin­te­rés uno pue­de ob­ser­var­lo en un gru­po de ami­gos, o pre­gun­tan­do en la ca­lle en una en­cues­ta”. Al re­cor­dar las cam­pa­ñas elec­to­ra­les du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia en 1983, se­ña­ló que se per­dió to­tal­men­te, no tie­ne vin­cu­la­ción con la mul­ti­pli­ci­dad de me­dios o las re­des so­cia­les, si­no con el de­sen­can­to que ge­ne­ra, y si pier­de eso, que es su co­ra­zón, no pue­de se­guir exis­tien­do”.
Gra­glia ahon­dó en la idea de que el Es­ta­do de­be ser siem­pre el res­pon­sa­ble del di­se­ño y ges­tión de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, “con­sul­tan­do a la so­cie­dad siem­pre”. “El Es­ta­do só­lo no es su­fi­cien­te, si no se sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des so­cia­les, el de­sen­can­to es ca­da vez ma­yor, por­que la gen­te se va a eno­jar pri­me­ro con un go­ber­nan­te y des­pués con to­dos los go­ber­nan­tes”, afir­mó. “¿Pa­ra qué vo­ta­mos si son to­dos igua­les?” es una fra­se que oí­mos ha­bi­tual­men­te en la ca­lle.
En un men­sa­je que pa­re­ce muy le­ja­no pa­ra la co­yun­tu­ra ar­gen­ti­na, ex­pre­só: “Es bue­no que les va­ya bien a to­dos los go­bier­nos elec­tos; mu­chos pien­san que eso se­ría po­si­ción fa­vo­ra­ble al ofi­cia­lis­mo, pe­ro se su­po­ne que co­mo opo­si­ción vas a su­pe­rar­lo por ser me­jor”. A su vez, in­di­có que “los ni­ve­les de des­crei­mien­to en la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca son muy al­tos, pe­ro no es un te­ma ne­ta­men­te ar­gen­ti­no, si­no de Amé­ri­ca La­ti­na, aun­que eso no es un con­sue­lo”. A la di­ri­gen­cia, le acon­se­jó que “en la épo­ca de la cam­pa­ña no de­ben pro­me­ter­se co­sas que no se van a cum­plir, por­que eso ge­ne­ra in­go­ber­na­bi­li­dad. Si eso no se en­tien­de, ya no im­por­ta quién ga­na o quién pier­da, es lo que ge­ne­ra la des­com­po­si­ción so­cial que al­gu­nos de­no­mi­nan cri­sis del ci­vis­mo, es de­cir, de las re­la­cio­nes en­tre no­so­tros”.
Al ser con­sul­ta­do res­pec­to a la ne­ce­si­dad de con­ven­cer al ciu­da­da­no acer­ca de po­lí­ti­cas pú­bli­cas con vi­sión de fu­tu­ro, pun­tua­li­zó que “hay que pen­sar en el me­dia­no y lar­go pla­zo siem­pre, pe­ro ac­tuar en el cor­to pla­zo. To­dos vi­vi­mos en el pre­sen­te, en lo in­me­dia­to, y el fu­tu­ro es al­go in­cier­to. No pue­do plan­te­ar­le al ve­ci­no de un ba­rrio que va­mos a pla­ni­fi­car una ciu­dad a 10 o 20 años, si no soy ca­paz de re­co­ger­le la ba­su­ra, ta­par el ba­che o que fun­cio­ne la lu­mi­na­ria. Si yo ge­ne­ro so­lu­cio­nes en lo co­ti­dia­no, des­pier­to cre­di­bi­li­dad”.
“La gen­te de­ja de cre­er en la par­ti­ci­pa­ción cuan­do és­ta se con­vier­te en una for­ma que tie­ne el que go­bier­na de des­li­gar­se de la res­pon­sa­bi­li­dad”. “U­na co­sa es es­cu­char­los, y otra los com­pro­mi­sos del que es­tá go­ber­nan­do” y agre­gó que “al­gu­nos lle­gan al po­der y su­fren una me­ta­mor­fo­sis y se ol­vi­dan de sus res­pon­sa­bi­li­da­des”.

Pre­su­pues­to Par­ti­ci­pa­ti­vo
“Es un for­ma­to que tu­vo re­sul­ta­dos muy va­ria­dos, en al­gu­nos ca­sos fue exi­to­so, en otros, un fra­ca­so”, opi­nó Gra­glia. “El te­ma es que los mon­tos son pe­que­ños y el ries­go es que mien­tras po­ne­mos a la gen­te a dis­cu­tir so­bre te­mas chi­qui­tos sin la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, de­ci­di­mos los te­mas gran­des”.
Por ello, con­si­de­ró que fue­ra de los gas­tos fi­jos, per­so­nal y fun­cio­na­mien­to de una ad­mi­nis­tra­ción, to­do el pre­su­pues­to de­be­ría ser par­ti­ci­pa­ti­vo. “La asig­na­ción de re­cur­sos pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de la gen­te, la de­ben prio­ri­zar ellos mis­mos”. “No de­be­mos su­bes­ti­mar­los, pe­ro el que es­tá go­ber­nan­do le tie­ne mie­do a la par­ti­ci­pa­ción re­al, por­que eso em­po­de­ra a la so­cie­dad y el que se sien­te em­po­de­ra­do, lo ha­ce pa­ra siem­pre”.
Al des­te­rrar un pre­con­cep­to de los po­lí­ti­cos, afir­mó que “no es cier­to que la gen­te no quie­re par­ti­ci­par, lo que no quie­re es per­der el tiem­po, si ven re­sul­ta­dos, lo van a se­guir ha­cien­do”.
Pos­te­rior­men­te, hi­zo hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de ges­tio­nar lo que se pla­ni­fi­có, lue­go hay que con­tro­lar y eva­luar. “Es un pro­ce­so que se re­tro­a­li­men­ta, no se con­tro­la por­que no hay pla­ni­fi­ca­ción”. Gra­glia, quien dio nu­me­ro­sos cur­sos, sos­tu­vo: “A ve­ces me lle­vo la im­pre­sión de que los di­ri­gen­tes con­si­de­ran que no es bue­na la pla­ni­fi­ca­ción con par­ti­ci­pa­ción, por­que lo que ha­ce­mos es dar­le he­rra­mien­tas a la so­cie­dad pa­ra que nos eva­lú­e. Por eso no exis­te vo­lun­tad po­lí­ti­ca”.
El pro­fe­sor tam­bién ha­bló de “la lo­cu­ra de pla­ni­fi­car, tra­zar ob­je­ti­vos, anun­ciar­los y que la re­a­li­dad a los 48 ho­ras los des­mien­ta”, y aco­tó que “al go­bier­no Na­cio­nal le su­ce­de ha­bi­tual­men­te con las me­tas de in­fla­ción, ni­ve­les de po­bre­za, pe­ro la par­te más im­por­tan­te es cum­plir las pro­me­sas”. En esa si­ner­gia de control-­evaluación “de­be ha­ber au­to­crí­ti­ca, rec­ti­fi­ca­ción, no hay ges­tión que sea per­fec­ta, pe­ro se de­ben ver al­gu­nas me­jo­ras mien­tras se de­sa­rro­lla”, en­fa­ti­zó.
Du­ran­te el cur­sa­do par­ti­ci­pa­rán di­ser­tan­tes de la ta­lla del di­pu­ta­do na­cio­nal Mar­co La­vag­na,el ana­lis­ta po­lí­ti­co Car­los Ger­ma­no, Gus­ta­vo Ma­ran­go­ni jun­to a des­ta­ca­dos do­cen­tes lo­ca­les. Se tra­ta de un es­pa­cio aca­dé­mi­co in­te­re­san­te, en me­dio de un año elec­to­ral in­ten­so pa­ra los ar­gen­ti­nos.

-----------------------

Calidad
El con­ce­jal Ger­mán Brai­llard Poc­card ex­pli­có que la di­plo­ma­tu­ra se re­a­li­za en con­jun­to en­tre la Kon­rad Ade­nauer Stif­tung y la Aso­cia­ción Ci­vil Es­tu­dios Po­pu­la­res. “Es abier­ta, sin dis­tin­ción de par­ti­dos”, y asis­ten di­ri­gen­tes so­cia­les, sin­di­ca­lis­tas, ONG, fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les. Son 100 ho­ras de cla­ses.
“La idea es que ten­ga­mos un sis­te­ma de va­lo­res y con­cep­tos a la ho­ra de to­mar las de­ci­sio­nes”, ex­pli­có. “Per­di­mos ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les y has­ta na­tu­ra­li­za­mos el fra­ca­so de la po­lí­ti­ca, por eso apun­ta­mos a me­jo­rar la ca­li­dad de la di­ri­gen­cia en ge­ne­ral”, se­ña­ló.

10 de marzo de 2019

--
link a la nota: http://diarioepoca.com/945891/graglia-el-desencanto-con-el-sistema-democratico-es-muy-alto/




NOVEDADES

Sombra terrible de sir Winston

Hace algunos años, tomaba yo exámenes finales, en uno de esos turnos especiales; como los que se iban a examinar conformaban una lista corta, decidimos hacerlo directamente en mi “box” de la facultad, ya que el sillón de mi escritorio era sustantivamente más confortable que los pupitres del aula.

Primer Congreso Latinoamericano de Ciencias Sociales

ARTICULANDO DIÁLOGOS POLÍTICOS Y ACADÉMICOS EN CIENCIAS SOCIALES
10 AL 14 DE JUNIO DE 2019

Las siete llaves para recuperar la confianza perdida

Desde el humanismo y, particularmente, desde el humanismo cristiano, frente al vaivén de fracasos y frustraciones entre el neoliberalismo y el populismo, afirmamos que es necesario y urgente innovar la política para recuperar la confianza perdida.

Políticas democráticas versus neoliberales y populistas

La confianza ciudadana ha sido y sigue siendo el tesoro de nuestras democracias. Sin esa confianza ciudadana, las democracias representativas y republicanas son un continente sin contenido o, dicho en otros términos, una forma sin fondo.

Misión Internacional: Gestión Integral de Políticas Públicas

Hasta el 22 de febrero se encuentra abierta la convocatoria a postulaciones para inscribirse en la misión internacional de la UIM sobre Gestión Integral de Políticas Públicas, la que se llevará a cabo durante la segunda semana del mes de marzo en España.

Graglia: El desencanto con el sistema democrático es muy alto

El analista y profesor consideró que el desinterés y los cuestionamientos a la clase política llevan a un vaciamiento. Instó a que el Estado otorgue mayor participación a la sociedad para definir las prioridades de las gestiones públicas con planificación y contralor.

En Cuba se blanqueó una importante oposición a la revolución

La propuesta de reforma constitucional del Partido Comunista de Cuba blanqueó lo que el castrismo siempre negó y la unanimidad en la cual la revolución decía legitimarse no es tal. Pero esto no es todo, pues la opacidad del proceso electoral del referéndum permite aventurar la idea de que el castrismo, al igual que le pasó al pinochetismo, no resistiría un plebiscito para mantenerse en el poder.

Otra oportunidad perdida

El discurso del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, durante la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso Nacional, no dejó indiferente a nadie. Compartimos este excelente análisis realizado por nuestro profesor José Emilio Graglia sobre lo ocurrido esta tarde en el Palacio del Congreso.

Papa bianco, papa nero

La leyenda del “papa negro” forma parte de las múltiples historias de complots y secretismo en el manejo del poder que rodea a los jesuitas. 

El regreso de los populismos y la trinidad autoritaria. La democracia en América Latina según «The Economist»

En Latinoamérica no podemos dar un paso hacia delante sin dar un paso atrás. Con entusiasmo se recibió la noticia de que Costa Rica pasó de ser una democracia defectuosa a una plena, uniéndose a Uruguay como los únicos países de la región con esa calificación. Pero, por otro lado, es lamentable la caída de Nicaragua junto con Venezuela y Cuba.

Pero... ¿son o no son europeos los británicos?

El mundo entero observa, azorado, el tira y afloje británico decidiendo si permanecen o no en Europa, en ese galimatías que mezcla nacionalismo, egoísmo y xenofobia llamado “Brexit” (Britain + exit).

Prosur: ¿un nuevo bloque regional en América Latina o el fracaso de todos los bloques?

Iván Duque trabaja junto a Sebastián Piñera en la creación de un nuevo órgano en el vecindario como instancia coordinadora de políticas públicas y que luche contra la dictadura de Venezuela.