Otra oportunidad perdida

Por J. Emilio Graglia para ICDA | UCC

El discurso del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, durante la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso Nacional, no dejó indiferente a nadie. Compartimos este excelente análisis realizado por nuestro profesor José Emilio Graglia sobre lo ocurrido esta tarde en el Palacio del Congreso.

Como todos los primeros de marzo, de acuerdo con las disposiciones de la Constitución Nacional reformada en 1994, el Presidente de la Nación dio su discurso a la Asamblea Legislativa y, de esa manera, inauguró las sesiones ordinarias del Congreso Nacional. Este ha sido el cuarto y último discurso de Mauricio Macri correspondiente al mandato de cuatro años iniciado el 10 de diciembre de 2015.

Discursos como este son (o deberían ser) una instancia institucional de gran importancia: el titular del Poder Ejecutivo se dirige a los Diputados y Senadores de la Nación reunidos en Asamblea. El primer mandatario debe rendir cuentas del estado general del país, de los resultados de las políticas que ha implementado su gobierno y de las que planifica.

Sin embargo, el Presidente Macri no pudo escapar al entorno político del electoral y dio un mensaje propio de un candidato en campaña. Así, perdió otra oportunidad de diferenciarse de su antecesora en el cargo. Lejos de hablar como el estadista que lidera al país para salir de la crisis en la que estamos, lo hizo como el candidato de la alianza Cambiemos.

Hace tres años, en ese mismo lugar y en esas mismas circunstancias, el por entonces flamante presidente hizo tres promesas: pobreza cero, derrotar al narcotráfico y unir a los argentinos. Lamentablemente para él, para el oficialismo y para el país, aquellas grandes promesas han sido incumplidas. Se puede discrepar sobre las explicaciones o justificaciones de esos incumplimientos, pero no se pueden negar ni disimular.

La pobreza es mayor que la existente al inicio de la gestión presidencial. Estamos muy lejos de derrotar al narcotráfico y la inseguridad sigue siendo el principal problema que preocupa a los argentinos (desplazado solamente por la inflación). La grieta política se ha profundizado, entre otros motivos, por la estrategia de confrontación que el kirchnerismo y el macrismo han elegido para las próximas elecciones.

El Presidente Macri perdió la oportunidad de hacer una autocrítica que era (y sigue siendo) necesaria. Hace un año, de cara a la misma Asamblea Legislativa, dijo: «lo peor ya pasó». La realidad demuestra que se equivocó. Desde entonces, todos los indicadores sociales y económicos han desmejorado. El reconocimiento de los errores no se limita a decir: «me hago cargo». Además, hay que rectificar rumbos y, de eso, nada dijo.

La corrupción de los gobiernos que lo precedieron está siendo demostrada en los tribunales. Pero, a más de tres años de gestión, no se pueden atribuir todos los males a la «herencia recibida» del kirchnerismo. Es demasiado vaga y antojadiza la repetida frase que hace referencia a «los fracasos de los últimos 70 años», en obvia alusión al peronismo.

La imagen del Congreso Nacional fue penosa. De un lado, oficialistas que aplaudían cualquier dicho como si se tratase de una verdad revelada. Del otro, opositores que abucheaban al presidente, actuando como barrabravas y no como representantes del pueblo argentino. Unos y otros perdieron la oportunidad de mostrar una mínima capacidad de convivencia y respeto a las instituciones, a ellos mismos y a la gente que sufre la crisis.




NOVEDADES

Del inconveniente de no acordar

La división política que existe en Argentina repercute en todas las esferas de la vida pública. Quien gane las próximas elecciones tendrá el desafío más importante en mucho tiempo.

La economía sustentable de Francisco y Stiglitz

El papa Francisco anunció su convocatoria a economistas de todo el planeta de cara a 2020. Intentará impulsar un pacto mundial para transformar el modelo la economía internacional.

Francisco en búsqueda del alma perdida

Francisco convocó días atrás para marzo de 2020, en la ciudad italiana de Asís, a economistas de todo el mundo para formular un pacto global económico.

Brasil bajo Bolsonaro. ¿De provocador a constructor de políticas?

Contrariamente a todos los temores y a una cobertura informativa negativa, especialmente en los medios alemanes, tanto antes de las elecciones como desde que el presidente Bolsonaro asumió el cargo el 1 de enero de 2019, las instituciones de la cuarta democracia más grande del mundo están en buen estado, al menos hasta este momento.

De charlas con Francisco (2)

Conté aquí, en mi columna pasada, que había estado por Roma y que había tenido oportunidad de conversar con el papa Francisco. Dije que lo vi fuerte a pesar de sus achaques, de que ha engordado, se ha encorvado un poco y sabe que su tiempo se acaba.

La política como conflicto

El Congreso, las Cortes o la vida interna de los partidos son espacios donde la política se enfrenta al conflicto, que es uno de los principales acicates de la democracia. Procesarlo de manera adecuada fortalece a las instituciones y mejora la calidad de la ciudadanía.

Europeas 2019: La campaña del partido de Merkel

Europa como sinónimo de paz. Más que un mensaje es un mantra de todos los defensores del proyecto europeo. Un valor fundamental en estos tiempos de euroescepticismo impulsado por fuerzas políticas y movimientos ultraderechistas en todo el continente. 

Es hora de volver a enamorar

Las democracias de la región entraron en una crisis más profunda de lo que muchos imaginan. Múltiples causas llevaron a una situación compleja, pero no irreversible.

Democracias jaqueadas

Como decía Konrad Adenauer, «vivimos bajo un mismo techo pero no todos tenemos el mismo horizonte».

De charlas con Francisco

La semana pasada estuve en Roma, y por una sumatoria de circunstancias personales, académicas y de los asuntos internacionales a los que me he dedicado, estuve conversando con el papa Francisco. He escrito sobre él en diversas oportunidades (incluso antes de su acceso a la silla de San Pedro), y me consta que algunos de esos ensayos llegaron a sus manos. En contra de ese aura de censura y rigidez con quienes lo critican, que alguna bibliografía nacional ha generado en torno a la figura de Jorge Mario Bergoglio, mis artículos, inclusive los críticos, parece que siempre fueron bienvenidos. Y aún fui alentado a seguir escribiéndolos, todo debe decirse.

Argentina: ¿qué va a pasar en las próximas elecciones?

La pregunta resuena en diferentes ámbitos y crece día a día.

Acorralar voces críticas: el nuevo presidencialismo mexicano

Podría ser en las próximas semanas que, mediante la figura constitucional de «revocación de mandato», López Obrador abra la puerta a la reelección en México, siguiendo así la ruta del populismo latinoamericano.